fbpx

Nutrición antienvejecimiento de KōAN CLUB.

19 julio 2022

Nutrición antienvejecimiento.

Para combatir los efectos del envejecimiento, a partir de cierta edad, un@ debe asegurarse de que a través de la dieta consigue todos los antioxidantes exógenos que su organismo necesita. Ahora bien, también es cierto que cada vez es más difícil obtener algunos antioxidantes a través de la alimentación.

Aquí te dejamos una guía de los antioxidantes que no pueden faltarnos en nuestra dieta.

1. Vitamina A

Sin duda es uno de los antioxidantes más estudiados junto con su eterno precursor, el betacaroteno, así como con las vitaminas C y E. Combaten el estrés oxidativo.

Se han realizado varios estudios observacionales extensos que sugieren que un mayor consumo vitamínico reduce significativamente el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares,

En concreto la vitamina A (o “retinol”) es liposoluble y posee un rol esencial a la hora de mantener la salud ocular y la vista. Pero también fortalece el sistema inmune y ayuda a mantener
el crecimiento y la regeneración celular en el conjunto del organismo.

Son alimentos ricos en vitamina A el boniato, la zanahoria, la verdura de hoja verde, la calabaza, el orégano, el perejil, la albahaca…

Respecto al betacaroteno -precursor de la vitamina A, ya que una vez  dentro del cuerpo se convierte en retinol-, decir que tiene la propiedad  de fortalecer el sistema inmunológico y prevenir la inflamación y el daño celular (incluido el provocado por la radiación UV del sol)

Entre los alimentos especialmente ricos en betacaroteno destacan la papaya, la baya de goji, la zanahoria, el boniato, la espinaca, la col kale, el pimiento rojo, el albaricoque, el melocotón, el berro…

Descubre AQUÍ recetas ANTIOXIDANTES RICAS EN VITAMINA A Y BETACAROTENO

 

2. Luteína

La luteína es uno de los dos principales carotenoides (pigmentos orgánicos) que se encuentran en el ojo humano; en concreto, en la mácula y en la retina. Funciona como un filtro de luz, protegiendo los tejidos del ojo del daño que produce la radiación solar.

Y al mismo tiempo combate los radicales libres que esta puede ocasionar a nivel ocular, ayudando a prevenir tanto la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) como la aparición y el desarrollo de cataratas.

Los alimentos más ricos en luteína son la yema de huevo, la espinaca, la col rizada, el maíz, el pimiento, la naranja, el kiwi, la uva, elcalabacín y la calabaza.

 

koan pancakes orange lovers

3. Licopeno

Al igual que la luteína, se trata de un pigmento orgánico de tipo carotenoide. Ha demostrado que ofrece una gran protección frente al daño oxidativo sobre el ADN y sobre las proteínas y los lípidos, por lo que también garantiza beneficios para la salud cardíaca. Pero además es beneficioso también para la vista y para la piel, al proteger de los radicales libres que se producen con la radiación UV

El licopeno se encuentra principalmente en el tomate, la sandía, la naranja sanguina, el pomelo, el albaricoque, el escaramujo y la guayaba.

4. Vitamina C

Es un excelente antioxidante (y, aligual que la vitamina A, liposoluble) capaz de combatir eficazmente los radicales libres.

De hecho, protege la piel de los rayos UVA y combate tanto los radicales libres externos como los endógenos.Por otro lado, también ayuda a absorber correctamente el hierro no hemo (es decir, el de procedencia vegetal) y coopera con la regeneración de la vitamina E(7), otro excepcional antioxidante muy presente en las pipas de girasol, las espinacas, las almendras, las avellanas, los tomates y el brócoli.

 

 

Son sobre todo ricos en vitamina C los frutos cítricos como los pomelos, las naranjas y los limones. También los pimientos, el melón, las fresas y los frutos rojos, la verdura de hoja verde, el brócoli, el kiwi y ciertas plantas que se pueden encontrar fácilmente en forma de complemento, como la acerola, el escaramujo y el camu-camu.

 

5. Vitamina K

Esencial para la coagulación de la sangre, a nivel estético ayuda a prevenir la aparición de una clara señal de envejecimiento: las ojeras permanentes, con frecuencia originadas debido a derrames capilares. De igual modo, junto al calcio y a la vitamina D contribuye a la buena salud ósea, previniendo la osteoporosis.

Son alimentos excepcionalmente ricos en vitamina K la verdura dehoja verde oscuro, la lechuga romana, el brócoli y el perejil.

6. Polifenoles

Los polifenoles son nutrientes que se encuentran principalmente en la matriz de frutas, verduras, cereales y semillas.

Los hay de diversos tipos: flavonoides, quercetina, ligninas y lignanos, kampferol, catequinas, resveratrol…
Por profundizar en algunos de los que poseen mayor actividad antioxidante, mencionar por un lado la quercetina, un agente antioxidante presente en el vino que ha demostrado nada menos que ser capaz de prevenir y retrasar el inicio de enfermedades cardiovasculares y ciertos cánceres.

Sus mecanismos de acción no se conocen por completo, pero sí se ha evidenciado un significativo efecto antiinflamatorio.

La quercetina se encuentra principalmente en la piel de las cebollas moradas, de las bayas, de la manzana y en el té verde.

Por su parte, el resveratrol es un agente antioxidante derivado del estilbeno y que pasó por completo desapercibido hasta que se relacionó con la denominada “paradoja francesa”. Esta surgió en 1992 para explicar la bajísima incidencia de enfermedades cardiovasculares en el país galo, a pesar de su alto consumo de grasas saturadas.

Así, se atribuían esos buenos datos al alto consumo de vino (20-30 g/día), dado que empezó a sospecharse que esta bebida podía disminuir a agregación plaquetaria. No fue sino hasta bastante más tarde que la teoría evolucionó hasta achacársele al resveratrol la protección de la función endotelial, la prevención de la hipertensión, la regulación de los niveles de colesterol y de triglicéridos, la mejora de la sensibilidad a la insulina, etc.

Existen fuentes de resveratrol mucho más concentradas que el vino -y además exentas de los efectos negativos del alcohol, el cual ya sabemos que es uno de los principales agentes de oxidación externa-.

En particular destacan las uvas (a las que el vino debe sus beneficios), los arándanos, los frutos del bosque, los frutos secos y el chocolate negro.

7. N- acetilcisteína

También conocida solo con el acrónimo “NAC”, esta sustancia proviene del aminoácido L-cisteína. Se trata de un antioxidante que interviene
en la formación de glutatión y en su reposición a nivel celular, así como en la inhibición de las especies reactivas de oxígeno y en la reducción de los niveles de estrés oxidativo.

El glutatión, por su parte, es ni más ni menos que uno de los antioxidantes más importantes con los que cuenta nuestro organismo. Ahora
bien, únicamente con una alimentación adecuada, una rutina de hábitos saludables y en presencia de una adecuada cantidad de N-acetilcisteína es capaz de proporcionar el máximo de sus beneficios antioxidantes(9).

Entre los alimentos con buen nivel de cisteína encontramos muchos de los más proteicos, como por ejemplo la carne, los huevos, la leche natural… Entre los vegetales, destacan las plantas del género Allium como el ajo, la cebolla, el puerro, etc. En cualquier caso, la N- acetilcisteína
también puede consumirse directamente en forma de complemento alimenticio.

8. Selenio

Hace ya cierto tiempo que la comunidad científica advierte acerca de los riesgos de sufrir una carencia de este nutriente. A pesar de ello -y al
igual que sucede con la vitamina D-, se trata de una sustancia muy infravalorada en el diagnóstico clínico de numerosas enfermedades. En cambio, al selenio se le atribuye un alto contenido en al menos 25 proteínas (popularmente conocidas como “selenoproteínas”) esenciales para la vida y muy involucradas en el control del estrés oxidativo. Varias de ellas, de hecho, actuarían además como enzimas antioxidantes y cruciales para la función tiroidea, por ejemplo. Son hasta tal punto importantes que varios ensayos clínicos habrían probado su papel central en la prevención y tratamiento de graves enfermedades como la arterioesclerosis, la diabetes, los ictus, la depresión…

Eso sí, se sigue necesitando todavía más evidencia científica para determinar el nivel óptimo de ingesta diaria, aquel que puede maximizar los beneficios para la salud evitando posibles efectos tóxicos.
Alimentos muy ricos en selenio son el marisco, los huevos, el atún, los ajos, los champiñones y los cereales.

9. Zinc

Existen estudios que han demostrado que la complementación nutricional con zinc disminuye los biomarcadores del estrés oxidativo y los niveles de citoquinas inflamatorias en las personas de más edad, siendo muy efectivo para combatir el exceso de los radicales libres. Precisamente por ello resulta clave evitar el déficit de zinc, ya que esta carencia aumenta la generación de células proinflamatorias (un factor que ya hemos visto que contribuye al desarrollo de varias enfermedades crónicas atribuidas al envejecimiento).

Además de esto, diversos estudios sugieren que la complementación con zinc en edades avanzadas reduce la incidencia de ciertas infecciones en aproximadamente un 66%(12). Es decir, que tomar un complemento de zinc cuando se detecta una deficiencia (muy común, por otra parte(13)) es una recomendación muy acertada si se quiere envejecer con buena salud.

Las carnes rojas y de ave, las ostras y otros mariscos y los cereales enriquecidos son buenas fuentes de zinc.

10. Melatonina

Potente antiinflamatorio y gran agente cardioprotector, la melatonina ha mostrado poseer efectos beneficiosos sobre el envejecimiento cardíaco y muchos otros trastornos relacionados con la edad.

Se trata de una molécula producida endógenamente, sintetizada a partir del aminoácido esencial triptófano y secretada por la glándula pineal de manera circadiana -cíclica- (aunque también pueden liberarla otros órganos de manera no circadiana).

Actúa a través de varios mecanismos, pero entre sus principales funciones está eliminarlos radicales libres y regular al alza las enzimas antioxidantes  ya la baja las prooxidantes. De hecho, es crucial entender que el envejecimiento está asociado con una reducción significativa en su secreción endógena, lo que resulta en un aumento del estrés oxidativo y otros cambios metabólicos.

En concreto, la melatonina ejerce un efecto protector notable frente a eventos cardiovasculares graves debido, entre otros, a su potencial antihipertensivo (se ha probado ese efecto sobre personas mayores tomada por vía oral y a razón de 1,5 mg).
Existen alimentos que pueden aportar una cantidad mínima demelatonina, como por ejemplo el vino, el aceite de oliva, el tomate y la cerveza.

11. Coenzima Q10

La coenzima Q10 ó “CoQ10”, como se suele denominar, es un lípido endógeno que participa en determinadas reacciones que se llevan a cabo para la obtención de energía celular. Puede presentarse en forma de ubiquinona (su forma oxidada) o de ubiquinol (la forma reducida).
Existen numerosos procesos patológicos que están asociados con déficits primarios y secundarios de ella, incluidos problemas como la fatiga crónica, la fibromialgia, la DMAE, ciertas enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas, varios tipos de cáncer, la diabetes tipo 2, la infertilidad masculina, la enfermedad periodontal…

Frente a muchas de estas dolencias, la administración oral de complementos de CoQ10 es una estrategia antioxidante de calado y capaz de proporcionar un beneficio sintomático significativo. Además, es un tratamiento seguro y en los últimos años se han desarrollado nuevas formulaciones que aumentan su absorción. A modo preventivo, en cambio, nos valen las cantidades que podemos encontrar en gran variedad de alimentos.

Destacan por su contenido en CoQ10 las carnes y los pescados, así como muchas legumbres (en particular las lentejas y los guisantes) y frutos secos (sobre todo nueces, pistachos y cacahuetes).

12. Colágeno

Se trata de la proteína más abundante en el organismo, constituyendo hasta un 25% de la proteína corporal total(14). Es de tipo estructural; es decir, sus fibras se encargan de proporcionar sostén, firmeza y elasticidad a los tejidos conectivos de numerosos componentes y órganos (como los tendones, los huesos, los músculos, las arterias y las venas, el cabello, las uñas o la piel).

Entre sus muchos beneficios destaca que mejora el aspecto de la piel, ayudando a retrasar su envejecimiento al reducir las arrugas y la sequedad, pero también que contribuye a la cicatrización de las heridas y que mejora el aspecto de las estrías y la celulitis. Asimismo, recientes investigaciones(15) han apuntado a que la administración oral de colágeno combate el fotoenvejecimiento provocado por la radiación UVB, aumentando la hidratación y la elasticidad de la piel y disminuyendo a su vez la formación de arrugas y de eritemas, entre otros. Otros estudios han demostrado(16) a su vez que la toma de suplementos de colágeno puede ayudar a mejorar los síntomas de la osteoartritis, así como a reducir el dolor articular y a inhibir la descomposición ósea que conduce a la osteoporosis.

Y por último también se sabe que el colágeno ayuda a aumentar la masa muscular en personas con sarcopenia(17) y sirve de sostén a las arterias y vasos sanguíneos que transportan la sangre desde el corazón al resto del cuerpo. De hecho, ante una carencia de colágeno las arterias pueden volverse débiles y frágiles(18), lo que aumenta el riesgo de sufrir arterioesclerosis y, con ello, un ataque cardíaco o ictus.

Tratamientos Bio·estéticos – Inyecciones de colágeno

 

PEDIR CITA ONLINE Llámanos al 663219641 ó envíanos un mail

Efectos del estrés en el cuerpo – Cardiopatías y salud del sistema circulatorio

11 mayo 2022

El estrés afecta a todos los sistemas del cuerpo, incluidos los sistemas musculoesquelético, respiratorio, cardiovascular, endocrino, gastrointestinal, nervioso y reproductivo.

 

Nuestro cuerpo está preparado para manejar el estrés en pequeñas dosis, pero cuando este estrés se convierte en algo prolongado o crónico, puede tener graves efectos en nuestro organismo.

Hola, soy Irene de la Rosa, y hoy os quiero hablar de como afecta el estrés a cada uno de los sistemas que componen nuestro fabuloso cuerpo humano y qué podeos hacer para surfear esas oleadas de estrés y mantenernos en equilibrio, generando así un estado de bienestar continuo que nos aportará felicidad en todos los aspectos de nuestra vida.

 

 

 

Sistema cardiovascular

El corazón y los vasos sanguíneos son los dos elementos del sistema cardiovascular que trabajan juntos para proporcionar alimento y oxígeno a los órganos del cuerpo. La actividad de estos dos elementos también se coordina en la respuesta del cuerpo al estrés. El estrés agudo -el estrés momentáneo o a corto plazo, como el cumplimiento de plazos, estar atrapado en el tráfico o frenar de golpe para evitar un accidente- provoca un aumento de la frecuencia cardíaca y contracciones más fuertes del músculo cardíaco, y las hormonas del estrés -la adrenalina, la noradrenalina y el cortisol- actúan como mensajeras de estos efectos.

Además, los vasos sanguíneos que dirigen la sangre a los grandes músculos y al corazón se dilatan, aumentando así la cantidad de sangre bombeada a estas partes del cuerpo y elevando la presión arterial. Esto también se conoce como la respuesta de lucha o huida. Una vez que el episodio de estrés agudo ha pasado, el cuerpo vuelve a su estado normal.

El estrés crónico, o un estrés constante experimentado durante un periodo de tiempo prolongado, puede contribuir a causar problemas a largo plazo para el corazón y los vasos sanguíneos. El aumento constante y continuo de la frecuencia cardíaca y los niveles elevados de hormonas del estrés y de la presión arterial pueden hacer mella en el organismo. Este estrés continuado a largo plazo puede aumentar el riesgo de hipertensión, infarto de miocardio o accidente cerebrovascular.

El estrés agudo repetido y el estrés crónico persistente también pueden contribuir a la inflamación del sistema circulatorio, sobre todo de las arterias coronarias, y ésta es una de las vías que se cree que relaciona el estrés con el infarto. También parece que la forma en que una persona responde al estrés puede afectar a los niveles de colesterol.

El riesgo de enfermedad cardíaca asociado al estrés parece diferir en las mujeres, dependiendo de si la mujer es premenopáusica o posmenopáusica. Los niveles de estrógeno en las mujeres premenopáusicas parecen ayudar a los vasos sanguíneos a responder mejor durante el estrés, lo que ayuda a sus cuerpos a manejar mejor el estrés y a protegerlos contra las enfermedades del corazón. Las mujeres posmenopáusicas pierden este nivel de protección debido a la pérdida de estrógenos, por lo que corren un mayor riesgo de sufrir los efectos del estrés en las enfermedades cardíacas.

Recomendaciones del equipo Bio·médico de KōAN CLUB:

  1. Establecer prioridades. Decidir qué cosas se deben hacer y qué cosas pueden esperar y aprender a decir no a tareas nuevas cuando estás saturad@.
  2. Mantener el contacto con personas que puedan proporcionar apoyo emocional y amor. Apóyate en tus amigos, la familia, pareja, para reducir el estrés, sal a tomar algo, charlar y divertirte para evadirte de las responsabilidades laborales o asuntos familiares o aquello que te esté generando estrés.
  3. Tómate tiempo para para y respirar, puedes hacerlo a través de actividades que te conecten con tu calma interior: leer, hacer yoga o jardinería, cocinar, pintar, cerámica…
  4. NO SOMATICES! Evita pensar obsesivamente en los problemas. Enfócate en lo que has logrado, no en lo que no has podido hacer. Paso a paso. No tengas prisa.
  5. Haz ejercicio con regularidad. Una caminata de solo 30 minutos puede ayudarte a levantarle el ánimo y reducir el estrés.
  6. Introduce en tu vida una terapia al mes para equilirar los niveles de cortisol y estabilizar mente y cuerpo. Recomendamos las consultas de biomedicina con biopuntura o terapia Neural, los Mindfullness Massages, la acupuntura y la Osteopatía Visceral. 
  7. Si estás consumiendo drogas o alcohol para sobrellevar el estrés o si estás teniendo pensamientos depresivos, pide cita para un profesional de la salud emocional

 

RESPIRA!

El sistema respiratorio suministra oxígeno a las células y elimina los residuos de dióxido de carbono del cuerpo. El aire entra por la nariz y pasa por la laringe en la garganta, baja por la tráquea y llega a los pulmones a través de los bronquios. A continuación, los bronquiolos transfieren el oxígeno a los glóbulos rojos para su circulación.

El estrés y las emociones fuertes pueden presentar síntomas respiratorios, como falta de aire y respiración rápida, ya que la vía aérea entre la nariz y los pulmones se contrae. Para las personas sin enfermedades respiratorias, esto no suele ser un problema, ya que el cuerpo puede gestionar el trabajo adicional para respirar cómodamente, pero los factores de estrés psicológico pueden exacerbar los problemas respiratorios de las personas con enfermedades respiratorias preexistentes, como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC; incluye el enfisema y la bronquitis crónica).

Algunos estudios demuestran que un estrés agudo -como la muerte de un ser querido- puede desencadenar ataques de asma. Además, la respiración rápida -o hiperventilación- causada por el estrés puede provocar un ataque de pánico en alguien propenso a sufrirlo.

Trabajar con un terapeuta de EMO SALUD para desarrollar estrategias de relajación, respiración y otras estrategias cognitivo-conductuales puede ayudarte muchísimo a volver a respirar con normalidad y recuperar el buen funcionamiento de tu aparato respiratorio.

 

¿Qué son los adaptógenos y porqué son buenos para el estrés?

Como probablemente sabes, tu cuerpo está construido para liberar la hormona cortisol para responder al estrés, pero los niveles elevados de cortisol durante largos períodos de tiempo y el estrés crónico tal y como hemos comentado, pueden afectar a todos los sistemas fisiológicos de tu cuerpo, incluyendo la tiroides y las glándulas suprarrenales.

El estrés crónico a largo plazo conduce a la fatiga suprarrenal e incluso a problemas potencialmente más peligrosos, si no se trata a tiempo. Además de mantener el equilibrio de tu organismo e ir oxigenando y relajando tu intersticio mediante masajes y técnicas de respiración y relajación, desde KōAN recomendamos  trabajar la reducción de los niveles de cortisol a largo plazo mediante el uso de hierbas adaptógenas, una de las mezclas que más recomendamos y que hemos probado y funciona es la de BIONOBO, que además nos ofrecen con este código: KOANCLUB10 un 10% de descuento a todos nuestros lectores y socios. 

 

 

Los adaptógenos son compuestos extraídos de plantas que ayudan a regular la respuesta del organismo al estrés. Pueden proceder de hierbas, hongos y raíces, y muchos se han utilizado durante siglos en la medicina ayurvédica y china.

Los adaptógenos son una clase única de plantas curativas: Ayudan a equilibrar, restaurar y proteger el cuerpo normalizando las funciones fisiológicas.

El término de hierbas o sustancias adaptógenas fue registrado por primera vez en 1947 por N.V. Lazarev, un científico ruso, que lo utilizó para describir el efecto de aumento de la resistencia del cuerpo al estrés.

Los científicos afirman que los adaptógenos actúan sobre el eje hipotálamo-hipofisario-suprarrenal (HPA) -la interacción entre el cerebro y las glándulas suprarrenales- y el sistema simpático-suprarrenal -la parte del sistema nervioso que ayuda a controlar la respuesta del organismo al estrés-. Según un artículo publicado en la revista Pharmaceuticals, los adaptógenos pueden ayudar a potenciar la atención y la resistencia en situaciones en las que la fatiga y/o la sensación de debilidad podrían disminuir el rendimiento. También pueden ayudar al organismo a resistir las alteraciones del sistema neuroendocrino e inmunitario inducidas por el estrés.

¿Para qué se utilizan los adaptógenos?

La respuesta corta: ayudan al cuerpo a lidiar con el estrés. Sin embargo, la respuesta más precisa es que los adaptógenos se utilizan para ayudar al cuerpo a mantener la fase de resistencia del síndrome de adaptación general durante más tiempo, ayudando a evitar la fase de agotamiento.

Entonces, ¿qué significa eso exactamente? Las 3 fases del estrés

Cuando nos enfrentamos a un factor de estrés (cualquier fuente de estrés mental o físico), nuestro cuerpo lo maneja a través de un proceso llamado síndrome de adaptación general (ARA). Este proceso consta de tres fases: alarma, resistencia y agotamiento.

La fase de alarma es la reacción de lucha o huida descrita anteriormente. Aparece algo preocupante, por lo que el ritmo cardíaco aumenta, la adrenalina bombea y se libera la hormona cortisol. Estos cambios hacen que te sientas alerta y con energía para poder protegerte de cualquier amenaza o peligro.

La etapa de resistencia es la que se produce justo después de luchar contra el “tiburón”, hacer el examen o terminar el entrenamiento. Tu cuerpo comienza a recuperarse del “trauma” del evento, volviendo tu presión arterial a la normalidad y eliminando la liberación de cortisol. Si la fuente de estrés desaparece por completo, el cuerpo volverá a su estado anterior al estrés. Sin embargo, si el estrés persiste durante mucho tiempo y sigues en alerta, tu cuerpo tratará de adaptarse a esta condición, reconociéndola como la nueva normalidad. En otras palabras, se aprende a vivir con el estrés. Esto es aceptable, hasta cierto punto, pero si tu cuerpo continúa en esta frontera entre la alarma y la resistencia durante mucho tiempo, sin espacio para una recuperación adecuada, el estrés superará al cuerpo y entrarás en la fase 3 del ARA: el agotamiento.

La fase de agotamiento es exactamente lo que parece. Puede que te sientas cansado, ansioso,  un estado de ánimo inestable y ser más susceptible a las enfermedades debido a un sistema inmunológico comprometido. En cualquier caso, si te encuentras en la fase de agotamiento, necesitas descansar, o sufriras un serio declive en la salud y el rendimiento.

 

 

Desde KōAN CLUB queremos hacer incapié en la PREVENCIÓN cómo la mejor herramienta de gestión de tu salud. porque tu salud es tuya, no del médico o terapeuta al que vas a vistar cuando ya no puedes más.

 

 

No pongas tu salud en manos de nadie. Conocer tu cuerpo, aprender a escucharlo y apoyarte en nuestras terapias ya sea de masaje, de gestión emocional, de nutrición, de herbolaria, medicina china o ayurveda es la mejor decisión para mantenerte en equilibrio el estado de felicidad!

 

 

Así que recuerda: STAY KōAN – STAY WITH YOU

Si te ha gustado este artículo, te puede interesar: EFECTOS DEL ESTRÉS EN EL CUERPO – EL INTERSTICIO

 

PEDIR CITA ONLINE Llámanos al 663219641 ó envíanos un mail

Taller de Batch cooking con la nutricionista Carla Cantero

12 noviembre 2021

Aprende a gestionar y mezclar los ingredientes conscientemente para tus platos de la semana.

Acerca de este evento

En este taller de batch cooking consciente, Carla cantero, terapeuta nutricional en Kōan Club, especializada en Nutrición Integrativa y holística, nos ofrece un taller de alimentación consciente que además nos ayudará a todas las personas que vivmos a full y decimos que no tenemos tiempo para cocinar «sano» o para «comer sano».

 

Aprenderemos varias recetas y nos dará los tips básicos para empezar a saber gestionar nuestros platos de la semana.

Se llama batch cooking y es un método fantástico que te enseña a cómo organizarte para cocinar en pocas horas para toda la semana.

Además practicaremos ejercicios de pranayama para antes de comer, lo que nos enseñará a escuchar nuestra hambre real, a tomar consciencia para saber qué necesito comer en cada momento y cuanto. Aprendiendo a no juzgarnos ni castigarnos, sino amando todas las decisiones que tomemos.

recetas sencillas saludables

¿Qué tienes que traer al taller de Batch cooking consciente?

Para el taller de batch cooking consciente solo necesitas un delantal o una camiseta que puedas ensuciar y nada más. lo demás, ingredientes recetas y utensilios estarán en Kōan Club.

¿Qué te llevarás?

Cómo queremos que empieces a practicar el batch cooking consciente, te entregaremos un listado de recetas e ingredientes para empezar a practicar tu batch cooking en casa!

Reserva tu plaza en este link: TALLER DE BATCH COOCKING CON CARLA CANTERO 

Si eres socio de Kōan Club tu colaboración es de 3€, si aún no o eres tu colaboración es de 6€ o puedes darte de alta a través de este link. QUIERO SER SOCIO DE KōAN CLUB

 

 

Ayúdanos a llegar a más personas y colabora a que cada vez seamos más los que queremos vivir felices en equilibrio!

Gracias!

PEDIR CITA ONLINE Llámanos al 663219641 ó envíanos un mail

Piel radiante – intestino sano

18 junio 2020

Conseguir una piel radiante mejorando la salud del intestino.

 

Hay que cuidar la piel desde dentro. El secreto para lucir una piel radiante no son las cremas ni las inyecciones; el verdadero secreto de la belleza reside en el intestino.

 

Josep Maria Subirà, en su libro, «¡Haz felices a tus bacterias! un relato para el bienestar y una larga vida, basado en hechos reales, nos revela que el variado grupo de microorganismos que pueblan el intestino y la piel, conocido como microbioma, determinan aspectos como el aumento o la pérdida de peso, las enfermedades auto-inmunes, las funciones cerebrales y la calidad dérmica.

A raiz de observar en su entorno personal y profesional y constatar que no sólo somos lo que comemos, sino que, sobretodo, somos lo que sentimos, desarrolló el método EMONUTRICIÓN, ya que dependiendo de ello, los alimentos nos sentarán de una u otra manera, e inclusive a través de cambios en la alimentación podemos cambiar emociones negativas que rigen nuestras vidas y toma de decisiones.

Con este método aprenderemos a saber cómo y por qué solemos enfermar y saber qué podemos hacer para minimizar los efectos de nuestras emociones en nuestra salud mediante el uso de determinados alimentos y plantas medicinales.

 

Todas las enfermedades sabemos que están íntimamente relacionadas con esa relación. En especial enfermedades relacionadas con el estrés. Se sabe que éste genera una disbiosis intestinal, o sea, hace que se generen más bacterias que generan enfermedad que no las que nos protegen de sufrirlas. Y viceversa, un inadecuado cuidado de nuestras bacterias, tendrá como resultado una alteración de nuestro estado emocional, ya que ellas son, por ejemplo, las responsables de formar, entre otras muchas sustancias, un neurotransmisor denominado serotonina, esencial para poder tener la sensación de felicidad.

 

En Kōan Club, consideramos al intestino como el camino más directo para lucir una piel fantástica y transformar el cuerpo, por dentro y por fuera.

Y proponemos un programa de tres semanas, basado en la alimentación y el control del estrés.

A continiuación os damos los primeros consejos para lucir una belleza INSIDE OUT.

Lo más importante que hay que hacer durante la primera semana de este plan de salud y belleza INSIDE OUT de 21 días, consiste en librarse de los alimentos y bebidas que atentan contra la piel. Y cambiarlos por aquellos que alimenten, tanto a nuestra piel como a nuestro organismo.

Comidas y bebidas aliadas de la dermis

  • Frutas y verduras: incluyendo bayas, plátanos, naranjas, uvas, manzanas, aguacates, limas y limones, mango y sandía, así como espinacas, cardos, kales, espárragos, tomates, calabazas y zanahorias.
  • Incorporar las proteínas como el pescado (especialmente salmón, bacalao negro, caballa, trucha, sardinas, lubina o atún), el marisco (gambas, cangrejos, langosta, mejillones, almejas), las aves (pollo, pavo, pato), el buey, la carne de caza, el tocino y las legumbres (lentejas, guisantes, judías secas).
  • También indica que se deben consumir las grasas saludables: huevos, omega3, aceite de oliva virgen extra, aceite de coco, mantequilla, chocolate negro, aguacates, frutos secos y semillas o mantequillas de frutos secos. Y eliminar los carbohidratos procesados o refinados como las patatas de bolsa, las galletas, las tortitas de arroz, la pastelería, las mermeladas, los tentempiés azucarados, los refrescos, los siropes, los fritos y las barritas energéticas.
  • Importante que en nuestra dieta diaria aparezcan los granos: arroz integral o salvaje (no blanco ni refinado), quinoa, pan de semillas y multicereales, cebada y avena (en copos, de cocción rápida o en trozos gruesos).
  • Incorporar los crudos: pues son fuente de aminoàcidos esenciales y alcalinizan nuestro organismo.
  • Para endulzar, usemos los naturales: jarabe de arce, miel, estevia, azúcar de coco, azúcar morena y sin refinar.
  • También contribuyen a la salud los probióticos: yogur con cultivos activos vivos, kéfir, sauerkraut, kimchi, encurtidos y quesos madurados y tiernos, como el gouda y el suizo.
  • Y los prebióticos: achicoria, ajo, espárragos, cebollas, hojas frescas de diente de león, berzas, puerros y jicama.
  • Convenientes las bebidas de origen no animal sin edulcorar (de almendras, de coco y semillas de lino), té, kombucha y vino tinto.

En Kōan sabemos que cambiar la dieta no es fácil. 

Los cambios en el estilo de vida, requieren de fuerza de voluntad y constancia, pero una vez asimilados nuestro cerebro pone el piloto automático y los transforma en nuestro nuevo estilo de vida.

La mayor motivación para modificar la dieta, muchas veces viene de observarse a si mismo los cambios y beneficios en nuestra imagen personal, la piel es el reflejo de nuestro interior, y al momento nos da pistas de nuestro equilibrio interno.

Cuando las personas vienen a Kōan con una piel más sana, con una talla menos, con menos inflamación en las piernas… la misma persona nos dice que siente que su cuerpo está fuerte, su mente está más aguda y tiene más energía de la que ha tenido en años. y podemos asegurar que esto la motiva a seguir adelante con el plan.

Algunos tips…

Os recomendamos vaciar los armarios de la cocina y la despensa de alimentos procesados ​​y refinados, cargados con azúcar innecesario y bajos en fibra. Si los vemos en un momento de debilidad podemos caer en la tentación de comerlos.

Los frutos secos, frutas y yogures pueden ser la solución a los «picoteos» de media tarde…

Todos tenemos algún mal día, y «pecamos». Una alternativa puede ser el chocolate negro, 85% o más. pero te recomendamos que anotes como te has sentido y que has notado a los 2-3 días de ese «bajón», pues al tomar nota de cómo ese abandono impactó en tu piel y en tu ánimo. Escríbelo todo, para que cuando te vuelva a suceder puedas recordar como tu mente nublada, la sensación de fatiga y las erupciones cutáneas reflejan tu desequilibrio interior y que vale la pena retomar el rumbo.

Y sobretodo, no te machaques, se amable contigo, pues somos humanos, no somos perfectos y la vida es un viaje, vamos a disfrutar de este viaje de la mejor manera y lo más sanos posibles para que el viaje sea más largo, bonito y pleno!

 

Si quieres empezar tu plan de Belleza INSIDE OUT, pide cita con nuestra Dra Mariela, y no te pierdas las charlas sobre EMONUTRICIÓN con Josep Maria Subirà en Kōan Club.

 

Te dejamos una receta muy fácil y veraniega de VERDE AMORE, nuestro restaurante colaborador «Healthy»  para empezar a depurar…

Receta gazpacho de remolacha
Ingredientes
500 gr de remolacha cocida
500 grde tomate maduro
50 gr de cebolla
50 gr de pepino
50 gr de pimiento verde/rojo
20 ml de vinagre de manzana
1/2 Ajos (según el gusto)
200 gr de hielo
100 gr de AOVE
200 gr de agua fria
Sal y pimienta

Preparación:
Lava los tomates y pela el pepino,la cebolla y el ajo
Corta los tomates en cuartos y ve poniéndolos en la batidora.
Corta en trozos la cebolla, el pepino y el pimiento verde, incorpora el ajo y la remolacha cortada en cuartos.
Coloca todos los ingredientes y el agua en la batidora o robot de cocina y tritura por 3 minutos a máxima potencia.
Cuela la mezcla obtenida, enjuaga el vaso de la batidora y vuelve a poner la mezcla ya colada.
Ponlo el marcha y ve vertiendo el hielo, la sal, vinagre, el aceite por 30 segundos.
Deja reposar unos minutos y ya puedes servir, puedes decorar con semillas de sésamo negro, trocitos de queso feta y un chorrito de AOVE.

!Y a disfrutar!

Información Nutricional

Pimiento rojo
El pimiento rojo es rico en vitamina C, de hecho supera a los cítricos. También tiene vitamina A, que junto con la vitamina C ejercen un poder antioxidante.
Además también contiene licopeno que es otro antioxidante.
Por su aporte de nutrientes, ayuda a combatir la anemia, disminuye el colesterol malo y reduce la inflamación.
Pepino
El pepino contiene hasta un 96% de agua. Es fuente de:
– vitaminas: A, C y del grupo B
– minerales: potasiomagnesio y calcio.
Entre sus beneficios destacan:
– hidratante
– diurético
– alivia la acidez estomacal
– piel sana
Remolacha
Una de las propiedades que más me gusta de la remolacha es que ayuda a la depuración del organismo. De hecho es uno de los alimentos recomendados para estimular la función del hígado.
Sus hojas son ricas en hierro lo que ayuda a combatir la anemia.
Y es una buena fuente de fibra. 
Ajo
Para beneficiarte de todas las propiedades del ajo lo recomendable es consumirlo crudo.
Las virtudes del ajo son:
– ayuda a regular la tensión arterial
– protege al corazón y a las arterias
– actúa como antiséptico y antibiótico
Tomate
El tomate contiene licopeno que es el que le da el color rojo y que tiene una gran capacidad antioxidante.
Es fuente de:
– vitaminas: B y C
– minerales: tiene potasio y magnesio, importantes para un buen funcionamiento del sistema nervioso y muscular.

#dietasaludable #recetadegazpacho #gazpachoderemolacha #alimentacionconsciente #metodokoan #emonutricion #koanclub #clubconsciente #salud #bienestar #pielradiante @verdeamore_ #kombucha

 

PEDIR CITA ONLINE Llámanos al 663219641 ó envíanos un mail