fbpx

Las claves de la auto-imagen: La imagen que tenemos de nosotros mismos

11 febrero 2022

A todos nos importa la manera como nos ven las personas, lo que piensan de nosotros, la imagen que les brindamos. De hecho la  industria de la belleza se moviliza gracias a esa tendencia. Pero pocas veces nos ocupamos de la imagen que tenemos de nosotros mismos. Eso que también es denominado autoimagen.  En KōAN Club queremos ayudarte a mejorar tu vida brindándote las herramientas adecuadas para tu realización personal. Por esa razón te invitamos desde ya a reconstruir la imagen que tienes de ti mism@ con la nuestro método integrativo, emociones – organismo e imagen personal. 

¿Qué es la autoimagen o el autoesquema?

La imagen que tenemos de nosotros mismos o autoimagen son los sentimientos y pensamientos que tiene cada persona sobre sí misma. Es lo que yo pienso y siento sobre mi. Las ideas y referencias que acepto que a mi criterio constituyen mi imagen y mi manera de ser.

Existe un consenso sobre el hecho de que es una imagen mental que reúne todos los aspectos de nuestra existencia. La imagen que tenemos de nosotros mismos se alimenta de cuatro referencias: 

  • Cómo un individuo se ve a sí mismo.
  • De cómo los demás ven al individuo.
  • La resultante de cómo el individuo percibe que los demás los ven.
  • Autoimagen resultante de cómo el individuo percibe que el individuo se ve a sí mismo.

Los psicólogos sociales y cognitivos denominan la autoimagen como autoesquema. Partiendo del hecho de que los esquemas del yo almacenan información e influyen en la manera en que pensamos. Éstos esquemas del yo se consideran los rasgos que la persona emplea para definirse a sí misma.

Cómo se forma la  imagen que tenemos de nosotros mismos

El autoesquema se va construyendo a lo largo de la vida de cada uno de nosotros.  En nuestra primeras etapas de vida nuestros padres, tutores y núcleo familiar internalizan en nosotros un concepto de los que somos. Ese concepto se nutre de sus juicios sobre nuestras capacidades, nuestros rasgos físicos y emocionales. Nuestros ancestros, el linaje familiar, los sesgos sociales, etc. Más tarde, serán nuestros pares, maestros, parejas, compañeros de trabajo o de estudio. 

En contraposición al otro,  aparecen mis sentimientos y pensamientos sobre lo que creo ser. De las críticas y de los elogios voy a construir un referente de lo que los demás opinan de mi. Y con toda la información que ha sido depositada en el inconsciente y todos los datos disponibles en mi memoria. También, yo logro construir una imagen de lo que creo que yo creo.

Importancia de la imagen que tenemos de nosotros mismos

La autoimagen es la apreciación que tenemos de nosotros mismos y autoestima es el grado de amor que tenemos hacia lo que somos. Primero nos definimos y caracterizamos y luego nos odiamos o amamos. Cuando tenemos una visión negativa de nosotros vamos a tener una baja autoestima. Porque nadie aprecia lo que no le gusta. Si pienso que mi pelo es feo, nunca tendré amor por mi pelo, en consecuencia trataré de esconderlo, de  cortarlo y de reducir al máximo mi atención por él. 

El agravante de tener una imagen negativa de sí mismo recae sobre el hecho de acompañar esa imagen con un sentimiento.

Cuando vernos mal es igual a sentirnos mal, nuestro cerebro nos bloquea, nos deprimimos, inhibimos y nos alejamos del mundo. En otras palabras, no nos creemos merecedores de nada.

Cómo construimos nuestra imagen progresivamente a lo largo de nuestra vida, muchos de los referentes de la misma se encuentran en nuestro inconsciente y desde allí emerge como una verdad absoluta. Si nuestros padres me metieron en la cabeza que era un bruto, yo me sentiré toda la vida incapaz de ser inteligente. 

Y como me sé bruto, evito participar en contextos que pongan en evidencia mi brutalidad. Entonces, siento que pretender estudiar es un desperdicio porque aunque me esfuerce no voy a poder pasar de grado. Eso es para personas inteligentes.

Cuando no nos creemos merecedores o estamos convencidos de no ser aceptados por cualquier causa construimos una profecía autocumplida.

La profecía autocumplida

La convicción inconsciente de vernos incapaces o limitados por algo es tan poderosa que  llegamos a sentirnos incapaces y actuamos en consecuencia. Nuestro cerebro se esmera por que seamos eficientes en todo lo que nos proponemos y actuará de acuerdo con la imagen que tenemos de nosotros mismos. El que crea que es un perdedor nato siempre encontrará la manera de fracasar, aún ante las mejores oportunidades. 

Cambiando nuestra vida

La base de nuestra personalidad es la imagen que tenemos de nosotros mismos. Si tenemos una imagen positiva estamos condenados al éxito y a la autorrealización. Para hacer eso posible es necesario reconstruir la imagen que tenemos de nosotros mismos. Este proceso no trata de negar nuestras debilidades o cualquier rasgo que consideremos negativo. Por lo contrario, trata de poner en evidencia lo bueno y lo malo que creemos tener para trabajar conscientemente.  Construir una imagen realista y adecuada.

Luego de aceptar bondadosamente lo feo, lo malo, lo bello y lo bueno de nosotros mismos. Nos despojamos del sentimiento de rabia, vergüenza  y cualquier otro resentimiento. Acto seguido, agradecemos, exaltamos y sentimos un amor profundo por las cosas bellas y buenas que tenemos.

Como complemento construimos una imagen deseada por la que vamos a trabajar. Encendemos nuestra imaginación y comenzamos a visualizar la imagen que queremos tener  y a sentir la emoción de ser como queremos ser.  

La práctica

Sabiendo que nuestro cerebro colaborará para construir una imagen positiva de nosotros mismos, cumpliremos un plan de ejercicios mentales de 21 días. Nos sentaremos o acostaremos en un lugar tranquilo que nos permita relajar nuestro cuerpo. Respiramos profundo diez veces. Una vez relajados comenzaremos a vernos y a sentirnos bellos, tal cual somos. Si somos gordos y  nos hace feliz ser delgados, nos imaginamos delgados o viceversa. La idea es grabar en nuestro inconsciente la imagen deseada de nosotros mismos .

Si nos proponemos metas aseguramos el cambio

Para anclar la imagen positiva de nosotros mismos debemos comenzar a trabajar. Lo primero que se debe hacer es proponer un plan de  pequeñas metas.  Por ejemplo: si estamos gordas y nos vemos delgadas, podemos proponernos caminar tres veces a la semana por una hora para perder tres kilos en un mes.

Si nuestro problema es que agobiamos a las personas porque hablamos mucho, podemos comenzar a realizar votos de silencio diariamente. Comenzamos con media hora y vamos aumentando ese tiempo progresivamente. Pero, si no nos gusta nuestro cabello, en vez de tratar de quitarlo podemos consultar con un estilista para buscar un corte que lo realce y lo haga original.

Verse bien es sentirse bien

Por supuesto que todo proceso de internalización de tu nueva imagen debe ser acompañado por una acción contundente para cambiar tu apariencia y acercarla decididamente a tu imagen deseada. En KōAN Club, el único club de belleza en Barcelona, te ofrecemos un espacio para que logres el cambio, el Hair Spa donde conseguirás a los profesionales que te guiaran para dar un paso seguro hacia tu nueva vida.

¿QUIERES APRENDER A HACER TU PROPIA COSMÉTICA PERSONALIZADA?

¡REGÍSTRATE PARA PARTICIPAR EN TODOS LOS TALLERES DE ARTESANÍA COSMÉTICA Y CREAR TUS PRODUCTOS NATURALES DE CUIDADO PERSONAL Y DEL HOGAR!
¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

PEDIR CITA ONLINE Llámanos al 663219641 ó envíanos un mail